La historia de Tube Logic

El revolucionario diseño de los nuevos amplis de Roland

Blues Cube

Una experiencia cálida, poderosa, sensible, dinámica, elástica... Así describen los guitarristas las gratificantes sensaciones que disfrutan cuando tocan con sus amplis de válvulas favoritos. Y gracias a la tecnología Tube Logic de Roland, estas palabras también se pueden aplicar al Blues Cube.

Tube Logic supone un importante salto adelante con respecto al sonido de la primera generación de amplis Blues Cube de los 90. En la actualidad, esta tecnología ofrece la respuesta interactiva y compleja de los amplis de válvulas clásicos, y lo hace con un nivel de detalle asombroso, que incluye ese ingrediente secreto que transforma un ampli de guitarra en un instrumento musical con vida propia.

Sensaciones fantásticas, control de distorsión con respuesta a interpretación y volumen, explosión, armónicos, caída de tensión de fuente de alimentación (o para los entendidos: bloom, sparkle y sag)... El Blues Cube ofrece en abundancia todo lo que se le puede pedir a un ampli de válvulas vintage con sus potenciómetros en el punto justo.

La guitarra y el amplificador: socios a partes iguales en el sonido

Todo guitarrista eléctrico que se precie sabe muy bien que el amplificador es una pieza clave de su sonido, y tan importante como el instrumento que tiene entre manos. Una guitarra eléctrica no cobra vida hasta que la enchufas. Sin amplificación, es casi muda.

Además, el amplificador modela en gran medida el sonido final. Ya puedes tener la guitarra vintage más codiciada del mundo, que si no tienes un amplificador de gama alta nunca le sacarás su mejor sonido. Por eso los guitarristas experimentados dedican tanto tiempo a buscar los amplificadores más adecuados para su estilo personal y su sensibilidad.

Vintage Tubes

Sin duda, los diseños de válvulas clásicos han sido el gran referente desde el nacimiento de la guitarra eléctrica. Los combos tweed de los años 50 siguen siendo los favoritos entre los músicos más exigentes gracias a su sonido rico, sensaciones dinámicas y distorsión dulce y sensible a la interpretación. También influyeron enormemente en muchos diseñadores y amplis posteriores, y sus circuitos sentaron la base de los míticos amplis stack que vieron la luz en los 60.

Con la innovadora filosofía de diseño de Tube Logic integrada en el corazón de la serie Blues Cube hemos recreado a la perfección todos los elementos más admirados de los amplis de válvulas tweed clásicos. No solo el carácter del sonido, sino también la respuesta y las sensaciones orgánicas. En pocas palabras, cada matiz que convierte un amplificador en un auténtico instrumento musical capaz de inspirarte y de trasmitirte sensaciones fantásticas cada vez que te conectas para tocar.

Además, nuestro enfoque moderno y original nos ha permitido eliminar los inconvenientes de los amplis de válvulas, como su fragilidad o su fluctuante estabilidad. También hemos incorporado ventajas extraordinarias para el músico, como la posibilidad de conseguir “tu” sonido con cualquier volumen, el peso reducido para mayor movilidad y un funcionamiento fiable y sin mantenimiento.

Conseguir ese sonido de tweed

Vintage Tube Amplifiers

La búsqueda del sonido del Blues Cube comenzó con los componentes que conforman la circuitería básica de válvulas del amplificador más venerado de la época de los equipos tweed. Concretamente, estamos hablando de una sección de preamplificador con una válvula 12AY7 y dos 12AX7, controles de sonido pasivos y un inversor de fase con “par de cola larga“. La sección de salida “push/pull” de clase AB incluye dos válvulas de potencia 6L6GC y un transformador de salida. La sección de potencia contiene una válvula rectificadora GZ34 y se emplea un sistema de bias fijo para las válvulas de potencia.

Más allá de los componentes individuales, también es fundamental comprender cómo interactúan estos entre sí de las formas más sutiles para definir el carácter del amplificador. Por ejemplo, además de los tipos de válvula, la fuente de alimentación es un factor determinante para las características del sonido del amplificador. Los tipos de fuente B+ o C- tienen una importante incidencia en la curva de ganancia de las válvulas de potencia o la saturación.

Early prototype of Blues Cube

Prototipo temprano del Blues Cube

Existe un determinado punto en la interacción dinámica entre la fuente de alimentación y las válvulas de potencia que produce una sensación fantástica para el intérprete. En un ampli de calidad, el ataque y el sustain —el “mordisco” y la compresión característicos de un amplificador de válvulas— van de la mano de una forma agradable. Para obtener esta respuesta crucial, hemos realizado ajustes una y otra vez hasta hallar el equilibrio perfecto.

La sección de amplificación de potencia del Blues Cube también se ha calibrado teniendo muy en cuenta los factores dinámicos introducidos por un circuito de válvulas push-pull. Esto tiene una gran influencia en los sobretonos de diversas características de la distorsión, como la distorsión de cruce, la distorsión simétrica y asimétrica, y la caída de tensión, factores que afectan de forma global a la sensaciones.

Testing and tuning of Blues Cube speakers

Pruebas y calibración de los altavoces del Blues Cube

En el Blues Cube, la sección de preamplificación utiliza una entrada FET de alta impedancia y un método de transmisión diferencial para preservar la señal pura de guitarra en su recorrido por el circuito. La etapa de potencia consiste en un amplificador de estado sólido discreto que utiliza un circuito de alta impedancia para interactuar con las características del altavoz, otro elemento básico de un sonido de guitarra de calidad. Esta interacción amplificador-altavoz se calibra con precisión mediante DSP para conseguir un ajuste de alta precisión.

Control de potencia sin renunciar a nada

Blues Cube Power Control

Para sacar el máximo partido a un ampli de válvulas y conseguir su mejor sonido, hay que subir el volumen y forzar las válvulas de salida. Por supuesto, este comportamiento orgánico también está presente en el Blues Cube. Sin embargo, como los guitarristas tienen que utilizar un volumen adecuado para cada situación, a veces no pueden subir el amplificador hasta ese “punto dulce”.

En estas situaciones, los usuarios de amplis de válvulas suelen utilizar atenuadores de potencia entre la salida del amplificador y la caja de altavoces. Si bien este enfoque puede ser relativamente efectivo, también es verdad que el atenuador afecta en cierta medida al sonido, la dinámica y las sensaciones, y lo hace de forma más acentuada conforme aumenta la atenuación. Esto se debe a la reducción progresiva de la carga de la etapa de potencia.

El Blues Cube incluye un control de potencia variable que permite obtener ese fantástico sonido de ampli subido con cualquier volumen. Pero no estamos hablando de un mero atenuador. Con Tube Logic, la etapa de potencia funciona a todo ritmo aunque la función de control de potencia reduzca los vatios de salida. Esta reducción se produce en el interior del circuito del control de potencia, de modo que la carga alta y el volumen bajo se combinan a la perfección, sin pérdida de calidad de sonido.

Pasión por un gran sonido de guitarra

Blues Cube Tube Logic Logo

¿Cómo se ha convertido el Blues Cube en un auténtico instrumento musical? Aunque el amplificador se desarrolló en un laboratorio de ingeniería, las respuestas de verdad solo se hallaron gracias a exhaustivas sesiones de ensayo y error con intérpretes de primer nivel.

Cuando un guitarrista conecta con un buen ampli, no puede dejar de tocar: el músico, el amplificador y la guitarra son uno y responden al unísono en una unión perfecta. Algunos intérpretes describen esta interacción orgánica como una “conversación” con su instrumento. Y esa gratificante inspiración se traduce en interpretaciones sublimes. Ese es el objetivo primordial de nuestro instrumento, el amplificador Blues Cube.

La familia del Blues Cube